viernes, abril 28, 2006



Esta amiga mía que paseaba por el bosque se encontró a Valle-Inclán en estado de meditación profunda. Inclán hablaba en sueños. El caso es que eran profecías que luego llegaron a cumplirse tal cual. Vaticinó la caída de la hojablanda, la extinción de los dinosaurios y el baño de los bolouros, entre otras cosas.

1 comentario:

iago dijo...

¡Es un adelantado al pasado!